Una de ellas, es un satélite natural “suicida”, apodado como ‘Valetudo’, se mueve en dirección contraria al resto de cuerpos celestes.

Jupiter

Júpiter se acaba de convertir en el planeta del Sistema Solar con más lunas a su alrededor. El equipo de astrónomos, liderado por Scott Sheppard del Instituto Carnergie en Washington (Estados Unidos), ha descubierto doce nuevas lunas que orbitan este cuerpo celeste. De hecho, Júpiter ha logrado alcanzar una cifra récord ya que cuenta con 79 satélites a su alrededor.

El equipo de Sheppard lleva años buscando objetos celestes en nuestro Sistema Solar con el objetivo de encontrar el misterioso noveno planeta, más allá de Plutón. Y de repente, en 2017, Júpiter pasó por delante de su objetivo durante las observaciones desde el Observatorio Interamericano del Cerro Tololo (Chile) y “así pudimos encontrar nuevas lunas alrededor de este planeta”, explica Sheppard en un comunicado del propio centro. 

Nueve de las lunas son parte de una nube exterior que orbita Júpiter en dirección contraria al giro del planeta, tardan unos dos años en darle la vuelta y se cree que son los restos de tres cuerpos celeste más grandes que se rompieron por colisiones. Otras dos forman un grupo interior más cercano a Júpiter al que orbitan en la misma dirección que la rotación del planeta, con distancias orbitales y ángulos de inclinación similares, por lo que también podrían ser parte de una luna mayor.

La última luna es “realmente un bicho raro”, en palabras de Sheppard, quien explicó que se trata de una luna que tiene una órbita que no se parece a ninguna de los otros satélites de Júpiter. Y es que Valetudo (nombre propuesto en honor a la diosa de la salud y la higiene, bisnieta del dios romano Júpiter) mide solo un kilómetro y medio de diámetro, por lo que es probable que sea la luna más pequeña de Júpiter.

Pero lo más llamativo es su órbita, pues gira alrededor de Júpiter en la misma dirección que el giro del planeta, o lo que es lo mismo, se mueve en dirección contraria que las del resto de su grupo, por lo que se cruza con ellas y hace mucho más probable que se produzcan colisiones frontales.

 

“Es una situación inestable, pues los choques frontales romperían y convertirían los objetos en polvo” Dijo el astrónomo.

 

• • • •

Por ejemplo, saber que en los diversos grupos orbitales de Júpiter siguen siendo abundantes la lunas más pequeñas “sugiere” que las colisiones de las que se originaron ocurrieron después de la era de la formación del planeta, cuando el Sol todavía estaba rodeado por un disco giratorio de gas y polvo del cual nacieron los planetas.

El descubrimiento inicial de la mayor parte de las nuevas lunas de Júpiter si hizo con el telescopio Víctor Blanco, de Cerro Tololo, en Chile, que recientemente fue mejorado con una cámara de energía oscura, que le convierte en “una potente herramienta” para vigilar el cielo nocturno en busca objetos débiles, en referencia a su brillo.

Con información de EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.