COLOMBIA NOCTURNA Calendario 2019

Cover

Gracias a la iniciativa del proyecto Cundinamarca Nocturna, este calendario sirve como apoyo para la realización de COLOMBIA NOCTURNA, un proyecto con base en el 2019 de exaltar los sitios y las riquezas más endémicas del país entorno a sus biogeografías terrestres y celestes.

El Calendario 2019 COLOMBIA NOCTURNA ya se encuentra disponible al público por un costo de $17.000 Pesos Colombianos. Se realizan envios a nivel nacional, el costo de envio depende de la ciudad de recepción.

Reserva y adquiere el tuyo por medio de los correos leonardo.villa@gmail.com y joshphotoart@gmail.com o a los números (+57) 301 739 0426 / (+57) 313 440 6121. El pago de las mismas se hacen en consignación o transferencia bancaria.

Es muy importante para nosotros contar con el apoyo de ustedes, agradecemos su intensión de colaboración.

¡Felices cielos!
Cundinamarca Nocturna

 

+

Exposición: “DIVERSIDAD DE LA NOCHE”

Cuando se ilumina indiscriminadamente, los ecosistemas sufren consecuencias graves en el metabolismo y su ritmo vital.

img_20180928_184750.png

De esta manera el profesor Carlos Sarmiento, del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), explica el efecto negativo que la contaminación lumínica les ocasiona a estos animales.

Al respecto menciona que en el día y en la noche los animales requieren de la luz solar para desplazarse; la usan como fuente de orientación, y la luz de las estrellas o de la Luna se establecen como puntos que les permiten saber en qué ángulo moverse.

Entre esa amplia diversidad de seres que viven en la noche se destacan los insectos. Según explica la profesora Ángela Rocío Amarillo, investigadora de la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Pontificia Universidad Javeriana, estos organismos representan uno de los grupos más diversos del planeta y revisten gran importancia para actividades vitales como la polinización nocturna.

buho-listado.jpg

Buho Listado – Andres Delgado

“El 30 % de la polinización de las plantas con flores ocurre durante la noche y está a cargo de un grupo bastante diverso de insectos como las polillas, de las cuales alrededor de un 80 % son nocturnas”, indica la profesora Amarillo.

En algunos casos las luces y el ruido de las grandes urbes interfieren con los patrones de comportamiento de los insectos y con los procesos que ellos realizan en el ecosistema durante la noche, precisó la académica.

Como estos insectos usan el modelo de orientación transversa para volar siempre en ángulo fijo a la luz de origen, que es normalmente la Luna, las luces artificiales los confunden haciendo que cambien su ángulo de vuelo hasta quedar atrapados por estas luces.

Según señala el profesor Sarmiento, el problema no solo implica a los animales: “se sabe que incluso los seres humanos también tenemos problemas de salud o de sueño cuando en las noches hay demasiada luz a nuestro alrededor”, asegura.

Biodiversidad desconocida

A la realidad nocturna de los animales se acerca “Diversidad de la noche”, una exposición desarrollada en asocio entre el Museo de Historia Natural de la U.N., la organización Cundinamarca Nocturna, la fundación Conservación Internacional y el Observatorio Astronómico de la U.N., que estará abierta al público hasta el 15 de diciembre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La exposición, que forma parte de los actos conmemorativos de los 80 años del Museo, busca acercar a los visitantes a esta biodiversidad del país, muchas veces desconocida, y llamar la atención sobre el efecto que tiene la contaminación nocturna sobre estos animales.

La contaminación luminosa se trata en varios componentes de la exposición, y con la proyección de videos desarrollados por la organización Darsky.org se provee a los visitantes de fundamentación académica sobre esta problemática. También se cuenta con el apoyo de profesores del Observatorio Astronómico de la U.N., quienes facilitan el planetario portátil para exhibir recreaciones exactas del cielo nocturno colombiano y sus características.

Danta Amazónica

Danta Amazónica – Leonardo Villa

Una mirada al cielo

Además de mostrar la diversidad de animales nocturnos, la exposición se complementa con una exposición fotográfica resultado de la expedición astrofotográfica realizada durante 12 meses por los fotógrafos Leonardo Villa y Joseph Hernández, de Cundinamarca Nocturna, quienes capturaron los impresionantes cielos nocturnos de lugares como Suesca, Sumapaz, Chingaza, Nemocón y Sutatausa.

“Lo que hicimos fue recorrer Cundinamarca y buscar cielos que aún se prestan para ver las estrellas, donde todavía podemos apreciarlos sin contaminación lumínica”, explican los fotógrafos.

Esta muestra, titulada “Cundinamarca nocturna: una ventana abierta al pasado”, fue ensamblada a “Diversidad de la noche” para llamar la atención acerca de la contaminación lumínica, sobre la que, según los fotógrafos, se habla poco en el país.

Clic en la imagen para ver galeria “Paisajismo Nocturno” de los autores.

Paisajismo Nocurno

Descubiertas 12 nuevas lunas orbitando Júpiter

Una de ellas, es un satélite natural “suicida”, apodado como ‘Valetudo’, se mueve en dirección contraria al resto de cuerpos celestes.

Jupiter

Júpiter se acaba de convertir en el planeta del Sistema Solar con más lunas a su alrededor. El equipo de astrónomos, liderado por Scott Sheppard del Instituto Carnergie en Washington (Estados Unidos), ha descubierto doce nuevas lunas que orbitan este cuerpo celeste. De hecho, Júpiter ha logrado alcanzar una cifra récord ya que cuenta con 79 satélites a su alrededor.

El equipo de Sheppard lleva años buscando objetos celestes en nuestro Sistema Solar con el objetivo de encontrar el misterioso noveno planeta, más allá de Plutón. Y de repente, en 2017, Júpiter pasó por delante de su objetivo durante las observaciones desde el Observatorio Interamericano del Cerro Tololo (Chile) y “así pudimos encontrar nuevas lunas alrededor de este planeta”, explica Sheppard en un comunicado del propio centro. 

Nueve de las lunas son parte de una nube exterior que orbita Júpiter en dirección contraria al giro del planeta, tardan unos dos años en darle la vuelta y se cree que son los restos de tres cuerpos celeste más grandes que se rompieron por colisiones. Otras dos forman un grupo interior más cercano a Júpiter al que orbitan en la misma dirección que la rotación del planeta, con distancias orbitales y ángulos de inclinación similares, por lo que también podrían ser parte de una luna mayor.

La última luna es “realmente un bicho raro”, en palabras de Sheppard, quien explicó que se trata de una luna que tiene una órbita que no se parece a ninguna de los otros satélites de Júpiter. Y es que Valetudo (nombre propuesto en honor a la diosa de la salud y la higiene, bisnieta del dios romano Júpiter) mide solo un kilómetro y medio de diámetro, por lo que es probable que sea la luna más pequeña de Júpiter.

Pero lo más llamativo es su órbita, pues gira alrededor de Júpiter en la misma dirección que el giro del planeta, o lo que es lo mismo, se mueve en dirección contraria que las del resto de su grupo, por lo que se cruza con ellas y hace mucho más probable que se produzcan colisiones frontales.

 

“Es una situación inestable, pues los choques frontales romperían y convertirían los objetos en polvo” Dijo el astrónomo.

 

• • • •

Por ejemplo, saber que en los diversos grupos orbitales de Júpiter siguen siendo abundantes la lunas más pequeñas “sugiere” que las colisiones de las que se originaron ocurrieron después de la era de la formación del planeta, cuando el Sol todavía estaba rodeado por un disco giratorio de gas y polvo del cual nacieron los planetas.

El descubrimiento inicial de la mayor parte de las nuevas lunas de Júpiter si hizo con el telescopio Víctor Blanco, de Cerro Tololo, en Chile, que recientemente fue mejorado con una cámara de energía oscura, que le convierte en “una potente herramienta” para vigilar el cielo nocturno en busca objetos débiles, en referencia a su brillo.

Con información de EFE

CUNDINAMARCA NOCTURNA llega a Biblored

Los mejores escenarios de una Cundinamarca nocturna, registrados por los fotógrafos bogotanos Leonardo Villa y Joseph Hernandez llegan a las instalaciones de las principales bibliotecas públicas de Bogotá (Biblored).

Virgilio-Barco

Exposición Cundinamarca Nocturna en la Biblioteca Virgilio Barco de Bogotá

Esta exposición recoge reflexiones desde varias perspectivas: pedagógicas, históricas, ambientales y artísticas realizadas por Joseph Hernández y Leonardo Villa. Así, la muestra busca expandir los paradigmas y supuestos en torno al género de la fotografía de paisaje como imagen de mera contemplación y belleza. Con esta exposición los autores desean presentar y exaltar de manera sublime la riqueza natural y ambiental de los múltiples entornos biogeográficos terrestres y celestes del departamento de Cundinamarca mediante el uso de la astrofotografía, haciendo evidente como la observación del paisaje natural nos permite retornar al origen del tiempo y el espacio, que como un vínculo con el pasado admite la experiencia desde el aquí y el ahora arbitrado por lo sublime, lo inconmensurable, lo infinito, lo que en pocas palabras excede la condición humana.

Leonardo Villa Álvarez, es ingeniero de Petróleos graduado de la Universidad de América, se interesa en la fotografía animado por sus continuos viajes a través de Colombia.

Joseph Hernández Penagos, es artista visual y productor de imagen fotográfica, egresado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá.

• • • •

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CUNDINAMARCA NOCTURNA llega al Planetario de Bogotá

Hasta el 15 de Mayo estará esta exposición fotográfica que recoge los mejores paisajes nocturnos de la región.

Header_Expo

“Cundinamarca Nocturna: Una ventana abierta al pasado” surge de la expedición astrofotográfica realizada durante doce meses por los fotógrafos Leonardo Villa y Joseph Hernández, quienes poseen una vasta experiencia y reconocimiento en el medio fotográfico especializado, y que se propusieron como fin obtener imágenes únicas capaces de evidenciar la importancia de la riqueza natural y celeste en Cundinamarca.

El viaje detrás de estas imágenes nació en el año 2017, recorriendo lugares propicios para la observación nocturna en la región como Suesca, Sumapaz, Chingaza, Nemocón, Sutatausa, entre otros. Para lograr cada registro, fue necesario planear las visitas haciendo reconocimiento de los territorios, recogiendo información astronómica del hemisferio sur del planeta, como la salida e inclinación de la Vía Láctea, el comportamiento del clima, las fases lunares y el porcentaje de la contaminación lumínica que es circundante a la capital.

EXPOSITORES:

La especialidad de Leonardo Villa es la fotografía fija, documental, de paisaje, y de viajes. Durante 2017 y en reconocimiento a su trabajo, el diario El Espectador decide publicar una nota de video resaltando su trabajo de fotografía nocturna en Colombia y en especial de Cundinamarca en 2017. Algunos de sus reconocimientos son: Primer puesto Concurso de Fotografía Retratos de Colombia (Medellín, 2016), Primer puesto Concurso Internacional de Fotografía Wiki Loves Earth (UNESCO), Primer puesto Concurso de fotografía Colombia Biodiversa (Bogotá DC, 2017).

Joseph Hernández por su parte, es artista visual y productor de imagen fotográfica. En junio de 2016 creó “Travesía Celeste”, firma proyectada en la exploración y realización de expediciones fotográficas orientadas al trabajo de campo en Colombia. Su obra ha explorado tanto la fotografía fija como audiovisual, en referencia a la expresión corporal, el arte documental, timelapse, astrofotografía, paisajismo y fotografía publicitaria donde usa medios análogos y digitales. Cuenta con publicaciones como: Libro Master Cheff Junior Colombia, Camm Editores (2015). Franc Roddam, Libro Fotográfica Bogotá 2015, Imagen Construida, Fotomuseo. (2016), PhotoPills Awards 2017, E-Book, PhotoPills (2018).

• • • •

Finalmente, después de 12 meses de trabajo e investigación se seleccionaron quince fotografías inéditas realizadas por los fotógrafos bogotanos, que son expuestas por primera vez en El Planetario de Bogotá.

La producción del proyecto en su etapa museográfica es posible gracias al interés de Conservación Internacional de Colombia y la Gobernación de Cundinamarca, gestores de la muestra.

Ver: Anexos-de-Prensa

El pase de diapositivas requiere JavaScript.